Cuentas parodias y parecidas inundan esta red social y perjudican la percepción de nuestra marca. 

Verificar la cuenta es uno de los elementos clave en la Reputación, puesto que a ojos de terceros se indica cuál es la cuenta oficial. 

Twitter ha suspendido alguna que otra vez -este mismo verano para no ir más lejos – su sistema de verificación, al constatar que se habían verificado cuentas falsas, con los consiguientes problemas para las marcas.

Cuando hagamos un comunicado o interactuemos en la red, al tener nuestra cuenta verificada nuestros seguidores y terceros (por ejemplo, periodistas) sabrán realmente que hemos sido nosotros.

Ya sabemos que nos acordamos de “San Martín” cuando truena, pero es mejor adelantarnos a la tormenta. Animamos a todas las marcas a constatar que cumplen la política de cuentas verificada y, en su caso, solicitar la verificación.