A día de hoy nadie subestima el poder de las redes sociales en las marcas.  Recientemente hemos visto como clientes perdían cuentas con miles de seguidores. 

El problema venía dado por dos elementos clave de los que debemos estar atentos: 

Las cuentas en las redes sociales deben ser controladas por alguien de absoluta confianza, dando únicamente permisos de Community Management para efectos de gestión, pero no como administrador total y único de la cuenta. El administrador de la cuenta en este caso suprimió a otros integrantes de la organización quedando como único gestor… y la eliminó.

El e-mail de alta y de recuperación de la cuenta tiene que ser genérico de la empresa y controlado directamente por el departamento de sistemas, porque en caso que sea de un trabajador concreto, cuando este e-mail se cancela y es necesario activar el rescate de la cuenta, es imposible la recuperación. Aconsejamos que dicho e-mail sea expresamente destinado a esta función y que no sea del tipo info@… al que no prestamos atención por ser, habitualmente, receptor de SPAM.

La inversión en la estrategia digital para redes sociales debe ir acompañada de una adecuada protección de las cuentas. La clave está en el e-mail de alta y recuperación, genérico y controlado por el departamento de sistemas.

Tengamos la navidad en Paz…… con nuestras redes sociales bajo control.