INFORME PARA LA INDUSTRIA ALIMENTARIA

Durante esta pandemia uno de nuestros objetivos ha sido predecir para nuestros clientes de la industria alimentaria las posibles, aunque remotas,  contingencias reputacionales.

El miedo, ese poderoso caballero oscuro, ha penetrado en todos nosotros y todavía hoy perdura de forma más o menos consistente.

Tal y como demuestra la búsqueda de Google Trends, los resultados de «coronavirus alimentos» han ido disminuyendo, si bien no han desaparecido.

Asimismo, las monitorizaciones que hemos realizado demuestran que está dejando se ser una preocupación.

Nuestro objetivo, además de vigilar que no se asociara COVID a ninguna de nuestras marcas como foco de contagio, ha sido identificar en qué fuentes podemos apoyarnos para legitimar un posible comunicado y así desmentir, en su caso, una información falsa o malintencionada, valiéndonos de una estrategia de defensa de la marca.

Hemos detectado varias fuentes que podrían servirnos: artículos de periódicos, Ministerio de Consumo etc. destacando la declaración de la Agencia de Seguridad Alimentaria Europea, por su consistencia:

Coronavirus: no hay pruebas de que los amimentos sean una fuente o una vía de transmisión del virus.

También hemos localizado una de la propia OCU que podría ser un apoyo para nuestros clientes.

En definitiva, el objetivo de la monitorización no sólo ha sido encontrar una posible alerta para actuar legalmente, sino localizar una declaración institucional que pudiera apoyar nuestro comunicado.