Muchas son las empresas que, a día de hoy, están planteándose salir a vender fuera digitalmente. 

Es indispensable planificar una estrategia digital Internacional y parte de esta tarea es cuidar la protección de marca atendiendo a estos aspectos: 

DOMINIO: Con independencia de un dominio genérico de la marca, podría ser interesante registrar dominios geográficos/territoriales para los países de nuestro interés.

REDES SOCIALES: Sondear el nombre en las principales redes sociales de cada país y registrarlo para evitar la ocupación legímita o de un especulador. Interesante enlace de redes sociales por país: https://gs.statcounter.com/

ESCUCHA ACTIVA: Desarrollar un proyecto de escucha activa para nuestra marca y conceptos en los idiomas de destino. Queremos saber si hay alguna entidad utilizando la denominación, así como ver qué productos o servicios tienen mayor relevancia en los mercados de nuestro interés. Asimismo, un proyecto de escucha activa nos va a permitir detectar influencers, conceptos utilizados en las redes sociales, así como conocer qué competencia se posiciona y cómo se anuncia. 

Nuestra experiencia nos dice que una vez se tiene presencia digital en un país, la reputación online debe ser vigilada por los headquarters. Nos interesa controlar incidencias tales como quejas, concursos online u otros  que se dirijan a nuestras delegaciones, o distribuidores que silencian los problemas. 

En definitiva, lo que sucede en Las Vegas NO debe quedarse en Las Vegas.